Playina de San Lorenzo

Playina de San Lorenzo,
de mi playina Gijón, 
paseabate descalza, salpicándome de sal y de espuma blanca. 
 
Me sentaba en una roca para soñar 
y bronceaba mi piel blanca, el sol y la brisa del mar. 
 
Ay playina de San Lorenzo cómo te quiero y te canto, desde lejos. 
 
                                                                                            Canadá 1980
 

Related Articles