Detalle de PASO A DOS

CONDICIÓN HUMANA

El hilo conductor de la obra del escultor Jorge Castro Flórez es la condición humana. Capta y traduce los sentimientos desde las embriagadoras alturas de la pareja de bailarines hasta las profundidades de desesperación, ahondadas por la degradación de la figura solitaria sobre el redundante barril de petróleo.

La obra de Jorge rezuma sentimientos humanos con una pasión e intensidad que legan la cultura e historia española. Su comprensión del alma humana invade cada una de sus esculturas.

Brenda Rosen
Crítica de Arte. Londres

Detalle de LA AGRESIÓN

DINAMETAMORFISMO

Sus hombres —los más macizos, como los que aparecen horadados, rotas sus líneas y su dibujo— respiran, vibran, nos transmiten la tensión de sus nervios y el volumen, la rigidez, la fuerza de sus músculos.

El movimiento está ahí. En cada una de sus piezas existe la agitación descrita por un ritmo y una armonía tonal y total.

Por planos, por elementos geometrizados, Castro Flórez nos presenta la realidad de unas figuras que han ido gestándose, cobrando definición a través del paso reiterado del artista.

'Dinametamorfismo' —y son sus palabras— 'las transformaciones sucesivas sufridas por una forma dada, provocadas por la intervención de la mano y el espíritu del artista'...

Adrián Espí Valdés
Critico de Arte. Exdirector del Instituto 'Juan Gill Albert'

EL RECADO EXPRESIVO DEL BRONCE

La vida, como amalgama de orígenes y vivencias, conduce al artista a encontrar, en la escultura, el mejor medio de fundir su carga intelectual, emotiva y afectiva.

El proceso laborioso y sufrido que conlleva el dominio del bronce se ajusta a su carácter reflexivo y tenaz. Meses de trabajo, pedazos de una vida quedan eternizados en el metal amigo.

Los bronces de Castro Flórez, reunidos, conforman un universo humano, casi siempre anónimo, de formas taladradas y nervio tenso. El gesto patético o el escorzo dramático se entreveran con la suave incurvación poética, la silueta alada y el melancólico rasguear de la guitarra.

Con un lenguaje plástico de tendencias geométricas enfrentadas a hondos vacíos, busca el escultor que el aire complete las formas insinuadas: un logrado intento de unir materia y espacio. El espectador contempla la fuerza de los fenómenos interiores de la materia y recibe el mensaje expresivo con estremecimiento.

En la línea expresionista del Picasso escultor, de Gargallo y de Julio González se escribirán las mejores páginas de las vanguardias españolas. Y es en ese terreno donde se sitúa gran parte del trabajo de Jorge Castro Flórez, aportando a su vez unas evocaciones sensuales y expresivas adquiridas en su experiencia americana.

En resumen, una exposición que es testimonio de la trayectoria de un artista vital, atento observador de las miserias y las alturas del alma humana. Un hombre que sometió el bronce a la obediencia de ser el mensajero de su experiencia solidaria y solitaria, generosa y tierna, sufrida pero esperanzada.

Marcos Rodríguez Herrera
Grupo de Artes de la Casa de las Américas - Alicante
Jorge Castro  trabajado el hierro

CUANDO LAS FORMAS HABLAN

Hay escultores que luchan por recrear con paciente minuciosidad la realidad aparente de los hombres y las cosas y otros que, volviéndole a esa realidad, se entregan a la creación de una nueva armonía plástica, basada en un inteligente juego de volúmenes y formas que alcanzan, en ocasiones, una inusitada hermosura. Pero existe otro importante grupo de artistas –con tan notables antecedentes como Pablo Gargallo o Picasso que luchan por darle forma y presencia a la vida, trasladando al bronce la angustia y la alegría de vivir dentro de un  expresionismo figurativo pleno de fuerza y belleza.

A este grupo pertenece Jorge Castro Flórez, excelente escultor español formado en América, cuya obra, hasta en las piezas de menor tamaño, posee un carácter de monumentalidad.

Un compromiso ético y social impregna su conmovedora expresión artística en la que el ser humano es el protagonista de la historia y en la que existen resonancias de tragedias griegas y danzas olvidadas.

Su continuada presencia en las Ferias Internacionales de Innsbruck, Salzburgo, Frankfurt o Dusseldorf, y sus reiteradas exposiciones en Montreal, Viena, Newcastle, Ottawa, Quebec, Roermond o París no le han impedido mostrar sus esculturas en España, siempre acompañadas por el éxito.

Jorge Castro Flórez es un artista comprometido con su tiempo, al que le hiere la injusticia social, la desesperanza y el fracaso del hombre. Un artista que entremezcla en su obra un desgarrado grito de protesta y un susurrante poema de amor.

Mario Antolín Paz
Presidente de la Asociación Madrileña de Críticos de Arte